Viajeros!

Algo que nos caracteriza a J y a mi son los viajes en coche. Nos gusta mucho movernos en él e ir de un lado para otro, así que si un día festivo nos da la locura, pues pillamos el coche y nos vamos a donde se nos ocurra y apetezca.

Esto es algo que queríamos seguir haciendo cuando Cosa naciera y hablábamos con frecuencia de ello pues en nuestro entorno había de todo tipo de opiniones muchas de ellas eran negativas.

J y yo, teníamos siempre en mente a la pareja que habíamos visto unas vacaciones, con un bebe muy pequeñico en un bungalow de un camping de Saint Jean de Luz , haciendo su día a día (además de unas brasas que olían que alimentaban). No parecían nerviosos, se notaban muy tranquilos y sobretodo se les veía disfrutar.

A la conclusión que llegamos siempre que hablamos de este tema, es que si queremos que Cosa viaje con nosotros, lo tenemos que hacer desde el principio. Disfrutando y con cabeza. Pero seguir haciéndolo.

Así que aprovechando que mi cuñada había venido a conocer a Cosa, nos fuimos a pasar el día a Zarautz, que nos diera el sol sin carbonizarnos a los dos minutos.

Cosa tenía 8 días, se alimentaba de pecho y era verano, así que lo que había que preparar era poco tirando a nada pues en el capazo llevábamos todo lo necesario (toallitas, pañales, una toalla que hizo mi madre para tapar a Cosa, la cartilla de la seguridad social y ya).

El viaje eran unas tres horas, así que hicimos coincidir la toma con la salida. Una vez que termino de tomar el pecho, lo metimos en el coche y empezamos marcha. El viaje estuvo muy bien pues fue dormidico todo el rato. Una vez llegamos le puse al pecho de nuevo, vuelta por Guetaria un poco incordio con el carro por las cuestas y escaleras, un bues pescado a la brasa con su postre.

Cuando íbamos de vuelta al coche a Cosa se le cayó la pinza con el cordón y además nos bajamos a la playa y le metí el petete en el agua del Cantabrico, porque era algo que quería, quería que el primer mar en el que se metiera fuera el Cantabrico, porque es mi mar, es el mar que me trae recuerdos dulces. Es una chorrada, pero es mi chorrada jajaja.

Por la tarde estuvimos paseando por la playa de Zarautz y tomando algo tranquilamente viendo el gentío que había por el paseo, por la arena y por el agua.

La vuelta a casa fue con parada doble, primero para que Cosa comiera y luego para cenar nosotros.

La experiencia de este primer viaje fue muy grata, no nos pareció agobiante y nos lo pasamos genial. Así que ya podíamos ir pensando en el siguiente ^^

 

Verano

Cuando era pequeña estos meses eran viajes, juegos, piscina, campamentos y un largo etcétera. Eran meses de descanso de una rutina. Luego llego la incorporación al mundo laboral y la posibilidad de tener Verano (si, con mayúscula, pues era algo genial) se convirtió a un par de semanas para desconectar de una rutina que a mi parecer es mucho mas dura que la que antes tenía.

Ahora llegan estos meses y tiendo a desconectar de la rutina que no es laboral. Entre ellos el blog.

Ademas este año se une que es el primero que comparto con Luke, que con su mes y medio de vida me deja embobada. Y miro el reloj y veo que ha pasado el tiempo volando y no he aprovechado a escribir algo en el blog, escobar un poco el comedor, leer o lo que sea. Pero luego pienso, y que mejor manera de aprovechar el tiempo que jugando o viendo a Luke. Ya aprovecharé el tiempo de otra forma cuando haya crecido un poco mas. Así que no es tiempo perdido 🙂

Por otro lado le estoy haciendo un montón de fotos (aunque sean con el móvil la mayoría) y escribiendo una especie de diario de lo que fueron sus primeras semanas.

Como breve resumen de lo que hemos estado haciendo

  • Fuimos a Zarautz a ver el mar y la arena
  • Hicimos una breve visita a Olite para comer en el parador y así celebrar que Luke había llegado.
  • Pasamos a Francia y comimos al otro lado del Portalet, rodeados de montaña con nuestros bocatas
  • Nos fuimos de cena elegante para celebrar el cumpleaños del yayo T.
  • Acompañamos a J en su viaje por trabajo de dos días a Barcelona
  • Disfrutar de su primer San Lorenzo de blanco y verde ^^

Y un montón de cosas mas que ya iré contando poco a poco, pues compartir el tiempo con Luke es genial, hacerlo participe de nuestros planes y ver como se amolda a ellos.

Gracias

Desde este pequeño rincón quiero dar las gracias a todo el personal del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. La atención prestada durante el parto fue inmejorable, en todo momento me senti segura y sabiendo que las decisiones que se iban tomando eran las adecuadas.

Cuando entre en el quirofano no sentí miedo, sabía que estaba rodeada por profesionales que saben como actuar.

Gracias, por el apoyo, la profesionalidad, las buenas palabras y el cariño transmitido.

Gracias por ayudarme a que Lucas este hoy con J y conmigo ^^

¡¡Muchas gracias!!

27 horas

El día 30 de Junio a eso de las 6 de la mañana termine de expulsar el tapón mucoso. Digo que lo termine de expulsar, porque finalmente fue un tapón mucoso con hilos de sangre. Como el día 30 lo tenía un poco liado y no iba a estar en casa, decidí hacerme un pequeño neceser por si había que ir al hospital, metí el jabón, el champú y un cepillo de pelo. Comprobé la bolsa de Cosa, con un body, la ropa para salir del hospital y como sobraba sitio metí mi neceser también en la bolsa de Cosa.

Durante todo el día fui teniendo contracciones, no eran muy dolorosas y se podían aguantar bien, así que ya estaba yo toda emocionada porque parecía ser que la acción había comenzado, solo quedaba esperar a que se volvieran mas frecuentes y dolorosas.

A las 19.00 de la tarde rompía aguas, aquello fue como explotar un globo lleno hasta casi reventar ¡pero como podía haber tanto líquido allí dentro! Normal que me dijeran que tenía una barriga enorme, era todo agua jajaja. Después de romper aguas me duche tranquilamente y las contracciones se volvieron mas frecuentes y molestas, así que J y yo cogimos el coche para ir al hospital.

En el hospital, comprobaron que efectivamente había roto aguas, pues fue quitarme la toalla que hacía de tapón y seguir soltando líquido. Estaba de 1’5 centímetros. Así que me mandaron a monitores, estando allí una chiqueta que había entrado también a monitores se puso de parto, vamos que estaba mas que completa… así que todo el equipo médico salio pitando para atenderla. J me comento que fue una enfermera a buscar al padre a la sala de espera y que le dijo “Corre o te lo pierdes”.

Tuvimos que esperar un buen rato y a que nos llamaran, pues como era de noche solo estaban los médicos de urgencias y entraron varios partos, así que una vez finalizados volvieron a atender a los que estábamos en la sala de espera. En este rato las contracciones ya se habían vuelto dolorosas y no sabía ni como estar sentada.

Cuando nos llamaron era para decirnos que me queda ingresada y que nos íbamos a la planta donde meten a todas las que estamos dilatando. Allí nos ponen en una habitación y te dejan si quieres una pelota de pilates o te aconsejan sobre formas de pasar las contracciones.

A las tres de la mañana ya iba por los 3 centímetros. ¡Bien la cosa iba marchando! Ups… me emocione muy rápido, se pararon las contracciones regulares, hasta pude dormir (que no descansar) a cachos entre las 3 y las 6 de la mañana, esto no pintaba bien. A eso de las 7 me dijeron que estaba casi de 4 centímetros que si quería la epidural era momento de bajar. Aquí llego mi dilema, yo no quería epidural, pero tengo que reconocer que a mi las contracciones me dolían mucho. Así que decidí llegar descansada al parto antes que reventada. Además ya me habían dicho que me iban a poner si o si oxitocina para el tema de retomar las contracciones… Así que dije que me bajaran a por la epidural.

Una vez abajo y antes de ponerme la epidural me cogieron una vía. Después de 5 pinchazos acompañados de frases tipo ¡Se te retraen las venas! ¡Pensé que era mas grande! ¡Que piel mas dura! y terminados con un “Creo que se ha roto, nos vas a odiar”. “Toma, lee el papel del consentimiento de la epidural y así no notaras los pinchazos”. Al sexto pinchazo lograron ponerme la vía. Este proceso me agoto mentalmente y sin poder tomar conciencia de nada llego el de la epidural… Así que rompí a llorar muerta de miedo pues no quería la epidural.

El anestesista muy majo él, me dijo, “Tomate tu tiempo y luego vuelvo tu tranquila” Dejaron pasar a J y ya con él lo hable todo, diciendo lo mal que me sentía por haber llorado. Y es que, la epidural me daba miedo ya que si ponerme una vía o sacarme sangre de normal se me suele complicar, algo mas delicado como es pinchar entre dos vertebras ¿Cómo no se me iba a complicar? Ademas leerme el papel de consentimiento en el que te dicen todo lo que puede salir mal, tampoco ayudo mucho a quitarme el miedo. J me calmo y ayudo a quitarme el miedo, además que justo me dio una contracción  y dije a la mierda el miedo, que me quiten el dolor jejeje.

Al final resulto que lo de ponerme el catéter para la epidural fue mucho mejor de lo que pensaba y una vez que las drogas corrieron por mi espalda el mundo se volvió maravilloso y fantástico.

Aquí ya comenzó el proceso de regular la oxitocina para hacer que las contracciones se volvieran regulares, esto fue largo.. pues no conseguían producirme contracciones regulares ni tampoco conseguía dilatar. Sobre las 15  nos dijeron que si la cosa seguía así me prepararían para cesárea.

El efecto de la epidural se me estaba pasando, empezaba a notar dolores en las contracciones, me subieron la dosis pero como si nada. Se me había salido el catéter, así que toco volver a pinchar la epidural.

Cuando volvieron a mirarme una hora mas tarde, ya había conseguido dilatar a 5 casi 6 centímetros y después de otra hora ya estaba completa. ¿Cual era el problema? Cosa estaba muy arriba. Así que me dejaron dos horas de reposo a ver si cosa decidía bajar.  A las dos horas vino la matrona para comenzar a hacer ejercicios de empujar. No resulto complicado pues ya notaba las contracciones, algo raro había pasado con la epidural pues el lado izquierdo lo tenía completamente dormido y el derecho estaba mas despierto que pa que. Lo dije, y lo único que conseguí fue que me aumentaran la dosis consiguiendo sentir el lado izquierdo tan pesado como si tuviera una pata de elefante y el derecho como si fuera un palillico.

Después de un buen rato empujando Cosa había conseguido bajar pero no lo suficiente, yo estaba que no podía mas pero J estaba a mi lado dándome fuerzas y palabras de que yo podía, además la matrona le enseño parte de la cabeza de Cosa… que yo creo que eso le dio a él fuerzas. Hicieron una eco, y resulta que Cosa venía con la carita mirando al exterior en lugar de mirar a mi columna, así que eso hacía mas complicado que bajará. Los médicos decidieron que me llevaban al quirófano por si tenían que hacer cesárea de urgencia.

Entraba al quirófano ya sintiendo las dos piernas, el equipo médico estaba preparado y en 4 empujones Cosa salio a la luz ^^.

Fue ayudado por ventosa y con un señor tirándose encima mio en cada contracción. Fue un momento maravilloso cuando sentí que ya había salido, algo que no se puede describir así que ni lo voy a intentar. Hasta que lo oí llorar paso una eternidad. Y cuando me lo presentaron me pareció increíble que hubiera podido estar ese ser dentro mio.

A las 22.00 del 1 de Julio llegaba Cosa 🙂

¡El cuarto!

Ya hemos comprado el cuarto para Cosa, al final no fue en el Ikea, pues los muebles que nos gustaban solo estaban o en blanco o en negro y eso no nos motivaban mucho a J y a mi, pues ya buscábamos un cuarto para cuando sea mas mayor no uno de bebe. Así que nos acercamos a otra tienda y nada mas entrar vimos uno que nos encanto.

Vino una dependienta cual buitre, pues había varias pero deben de turnarse a la gente que va entrando, porque intentamos que nos atendiera otra y no hubo manera… Y haciendo el pedido tuvimos que estar con los cincos sentidos y el aracnido tambien, pues sino nos cuela los colores que le da la gana a ella.

Dependienta: Este mueble en pizzara, lima y cyan
Yo: Uhmmm aqui pone que es turquesa
Dependienta: No, es cyan
Yo: Pero, en el catalogo pone que el color que nos ha gustado es el turquesa, el cyan es otro color distinto, lo queremos como este que hay aquí que es turquesa, no lo queremos azulon.
Dependienta: Que no chica, que cyan y turquesa es el mismo. Mira… (Se pone a buscar por el catalogo y aparece un color cyan) Ves, el mismo….
J y yo nos quedamos con cara de tontos: Son diferentes, por favor tache cyan y escriba turquesa.

Así que ahora estamos a la espera de que nos lo traigan y estamos cruzando los dedos para que sea turquesa jajajaja. Lo que no me gusta de comprar en tiendas de estas, que tienes que esperar un mes para que te den lo que compras…

 

Estas dos semanas…

Buff, dos semanas desde que no escribo nada y alguna que otra novedad (Cosa sigue dentro mio)

La ecografía de las 35 semanas fue muy bien, la chiqueta que estaba haciendo la ecografía me volvió a decir que soy muy opaca. Conforme me hacía la ecografía yo me estaba quedando flipando, como te ponen la pantillita para ver todo lo que esta haciendo yo veía que la chiqueta media y en la pantalla aparecía todo el rato 36w 5d o 36w 6d dependiendo de que estuviera midiendo… Yo ya me imaginaba lo que me iba a terminar diciendo “Maña, llevas un ternero”. No me lo dijo con estas palabras pero vamos que fue algo así como “Pesa 3,089 en la semana 35 así que preparate. Lo bueno es que ya está colocadico con la cabeza hacía abajo”

Así que ahora media familia esta convencida que voy a salir de cuentas antes de hora, pero vamos que no tiene nada que ver que el bicho sea grande con que salga antes… Si por mi fuera ¡OJALA!, porque ya me han dicho que puede pasar de los 4 kilos si sale en la fecha prevista de parto.

Hay avances también en cuanto mobiliario para Cosa, pues ya tenemos la cuna montada en nuestro cuarto, es la cuna en la que ha dormido media familia y esta un poco escacharrada… Pero al menos ya tiene sitio donde dormir, eso si, antes de que sea capaz de ponerse de pie en la cuna tenemos que mirar de arreglarla, porque tiene un muelle un poco suelto y en cuanto se hace un poco de presión uno de los lados se baja y si no podemos arreglarlo pues pillaremos otra. A ver si lo arreglo antes del fin de semana….

Ya se puede decir que estamos preparados para que llegue Cosa, tenemos cuna y carro. Y un conjunto para la salida del hospital, que lo ha hecho mi tía a mano ¡Que manos tiene mi tía! Que como dice J, ni que fueras a tener a media prensa en la puerta del hospital esperando la salida.

 

 

 

¡Que hace esto aquí!

El otro día, después del paseo de la tarde con los perros entre al salón y lo primero que pensé fue “Que hace esto aquí!”  Y es que aunque ya llevaba casi todo el día por casa todavía no me había hecho a la idea… El carro para Cosa, ya montadico y dando mal del salón al pasillo y del pasillo al salón.

Y es que no solo los perros se tienen que acostumbrar a verlo, yo también.

A la hora de coger el carro no nos volvimos muy locos, fuimos a una tienda nos enseñaron carros y pillamos el que mas nos gusto, J y yo solo teníamos claro 2 requisitos:

  • Carro de tres ruedas
  • Que fuera para todos los caminos

Sobre lo de las tres ruedas nos desilusionamos un poco pues no se veía ninguno… Así que nos centraríamos en que fuera para todos los caminos ya que nos gusta mucho ir de un lado para otro y eso no siempre significa un suelo lisico y bonito.

Después de ver un par de modelos diferentes en la tienda, nuestra elección fue el Rider de Jane. Nos enseñaron el catalogo para ver los colores disponibles y como en cuanto tengo un catalogo en las manos me sale solo lo de pasar paginas, cual fue mi sorpresa al ver que estaba el mismo modelo que habíamos visto pero en tres ruedas!! Se llama Trider de Jane!!

¡Bien! Finalmente teníamos lo que queríamos, algo para todos los caminos y con tres ruedas 🙂

Ya estoy de casi 35 semanas (mañana tengo la eco de las 35 semanas) y no me creo que este embarazada, tengo una tripa que me impide dormir bocabajo pero por el resto me encuentro bien (no estoy cansada hasta querer morirme, los zapatos todavía me los puedo poner …) Así que se me hace raro pensar que dentro de unas semanas Cosa estará aquí, por lo que cada vez que decimos de ir a comprar algo para Cosa siempre terminamos J y yo diciendo que habrá tiempo…. Así que para el tema de coger un armario y cajonera nos hemos puesto fecha. Este viernes nos acercaremos al Ikea y lo pillaremos.