27 horas

El día 30 de Junio a eso de las 6 de la mañana termine de expulsar el tapón mucoso. Digo que lo termine de expulsar, porque finalmente fue un tapón mucoso con hilos de sangre. Como el día 30 lo tenía un poco liado y no iba a estar en casa, decidí hacerme un pequeño neceser por si había que ir al hospital, metí el jabón, el champú y un cepillo de pelo. Comprobé la bolsa de Cosa, con un body, la ropa para salir del hospital y como sobraba sitio metí mi neceser también en la bolsa de Cosa.

Durante todo el día fui teniendo contracciones, no eran muy dolorosas y se podían aguantar bien, así que ya estaba yo toda emocionada porque parecía ser que la acción había comenzado, solo quedaba esperar a que se volvieran mas frecuentes y dolorosas.

A las 19.00 de la tarde rompía aguas, aquello fue como explotar un globo lleno hasta casi reventar ¡pero como podía haber tanto líquido allí dentro! Normal que me dijeran que tenía una barriga enorme, era todo agua jajaja. Después de romper aguas me duche tranquilamente y las contracciones se volvieron mas frecuentes y molestas, así que J y yo cogimos el coche para ir al hospital.

En el hospital, comprobaron que efectivamente había roto aguas, pues fue quitarme la toalla que hacía de tapón y seguir soltando líquido. Estaba de 1’5 centímetros. Así que me mandaron a monitores, estando allí una chiqueta que había entrado también a monitores se puso de parto, vamos que estaba mas que completa… así que todo el equipo médico salio pitando para atenderla. J me comento que fue una enfermera a buscar al padre a la sala de espera y que le dijo “Corre o te lo pierdes”.

Tuvimos que esperar un buen rato y a que nos llamaran, pues como era de noche solo estaban los médicos de urgencias y entraron varios partos, así que una vez finalizados volvieron a atender a los que estábamos en la sala de espera. En este rato las contracciones ya se habían vuelto dolorosas y no sabía ni como estar sentada.

Cuando nos llamaron era para decirnos que me queda ingresada y que nos íbamos a la planta donde meten a todas las que estamos dilatando. Allí nos ponen en una habitación y te dejan si quieres una pelota de pilates o te aconsejan sobre formas de pasar las contracciones.

A las tres de la mañana ya iba por los 3 centímetros. ¡Bien la cosa iba marchando! Ups… me emocione muy rápido, se pararon las contracciones regulares, hasta pude dormir (que no descansar) a cachos entre las 3 y las 6 de la mañana, esto no pintaba bien. A eso de las 7 me dijeron que estaba casi de 4 centímetros que si quería la epidural era momento de bajar. Aquí llego mi dilema, yo no quería epidural, pero tengo que reconocer que a mi las contracciones me dolían mucho. Así que decidí llegar descansada al parto antes que reventada. Además ya me habían dicho que me iban a poner si o si oxitocina para el tema de retomar las contracciones… Así que dije que me bajaran a por la epidural.

Una vez abajo y antes de ponerme la epidural me cogieron una vía. Después de 5 pinchazos acompañados de frases tipo ¡Se te retraen las venas! ¡Pensé que era mas grande! ¡Que piel mas dura! y terminados con un “Creo que se ha roto, nos vas a odiar”. “Toma, lee el papel del consentimiento de la epidural y así no notaras los pinchazos”. Al sexto pinchazo lograron ponerme la vía. Este proceso me agoto mentalmente y sin poder tomar conciencia de nada llego el de la epidural… Así que rompí a llorar muerta de miedo pues no quería la epidural.

El anestesista muy majo él, me dijo, “Tomate tu tiempo y luego vuelvo tu tranquila” Dejaron pasar a J y ya con él lo hable todo, diciendo lo mal que me sentía por haber llorado. Y es que, la epidural me daba miedo ya que si ponerme una vía o sacarme sangre de normal se me suele complicar, algo mas delicado como es pinchar entre dos vertebras ¿Cómo no se me iba a complicar? Ademas leerme el papel de consentimiento en el que te dicen todo lo que puede salir mal, tampoco ayudo mucho a quitarme el miedo. J me calmo y ayudo a quitarme el miedo, además que justo me dio una contracción  y dije a la mierda el miedo, que me quiten el dolor jejeje.

Al final resulto que lo de ponerme el catéter para la epidural fue mucho mejor de lo que pensaba y una vez que las drogas corrieron por mi espalda el mundo se volvió maravilloso y fantástico.

Aquí ya comenzó el proceso de regular la oxitocina para hacer que las contracciones se volvieran regulares, esto fue largo.. pues no conseguían producirme contracciones regulares ni tampoco conseguía dilatar. Sobre las 15  nos dijeron que si la cosa seguía así me prepararían para cesárea.

El efecto de la epidural se me estaba pasando, empezaba a notar dolores en las contracciones, me subieron la dosis pero como si nada. Se me había salido el catéter, así que toco volver a pinchar la epidural.

Cuando volvieron a mirarme una hora mas tarde, ya había conseguido dilatar a 5 casi 6 centímetros y después de otra hora ya estaba completa. ¿Cual era el problema? Cosa estaba muy arriba. Así que me dejaron dos horas de reposo a ver si cosa decidía bajar.  A las dos horas vino la matrona para comenzar a hacer ejercicios de empujar. No resulto complicado pues ya notaba las contracciones, algo raro había pasado con la epidural pues el lado izquierdo lo tenía completamente dormido y el derecho estaba mas despierto que pa que. Lo dije, y lo único que conseguí fue que me aumentaran la dosis consiguiendo sentir el lado izquierdo tan pesado como si tuviera una pata de elefante y el derecho como si fuera un palillico.

Después de un buen rato empujando Cosa había conseguido bajar pero no lo suficiente, yo estaba que no podía mas pero J estaba a mi lado dándome fuerzas y palabras de que yo podía, además la matrona le enseño parte de la cabeza de Cosa… que yo creo que eso le dio a él fuerzas. Hicieron una eco, y resulta que Cosa venía con la carita mirando al exterior en lugar de mirar a mi columna, así que eso hacía mas complicado que bajará. Los médicos decidieron que me llevaban al quirófano por si tenían que hacer cesárea de urgencia.

Entraba al quirófano ya sintiendo las dos piernas, el equipo médico estaba preparado y en 4 empujones Cosa salio a la luz ^^.

Fue ayudado por ventosa y con un señor tirándose encima mio en cada contracción. Fue un momento maravilloso cuando sentí que ya había salido, algo que no se puede describir así que ni lo voy a intentar. Hasta que lo oí llorar paso una eternidad. Y cuando me lo presentaron me pareció increíble que hubiera podido estar ese ser dentro mio.

A las 22.00 del 1 de Julio llegaba Cosa 🙂

Anuncios

15 comentarios en “27 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s